“Adolescentes vs Padres; una guerra donde el negro o el blanco no es la solución” - Yezid Parra C. -DespiertaNET-

“Adolescentes vs Padres; una guerra donde el negro o el blanco no es la solución”

Cuando somos padres y nos enfrentamos a la etapa de preadolescencia y/o adolescencia de nuestros hijos, en la gran mayoría de veces empezamos a pensar en nuestros propios modelos de crianza o a compararnos con otros padres para “ver” que están haciendo diferente ellos. Si bien estamos inmersos en esos supuestos de crianza, no siempre nos convencemos de que es bueno o que nos funciona a nosotros para la formación de nuestros hijos.

Antes de compartir mis experiencias, quiero que pienses un poco en la evolución de lo que hemos conocido como “crianza”. Al devolvernos a los inicios de la humanidad los primeros padres en su condición de “animales”, fueron adaptándose a las condiciones cambiantes y transmitieron sus vivencias a sus hijos. Si comparamos estos modelos “evolutivos” nos permiten tener un panorama tan diciente y es que realmente nosotros como especie evolucionamos pero nuestros modelos de transferencia de conocimientos o valores siguen estando ligados a la forma como nos “criaron” y la adquisición de nuevos roles “revolucionarios”, don expresiones como “Si a mí no me dejaban yo si voy a dejar a mis hijos”, o la expresión más impactante y que escucho con mucha frecuencia, “Yo dejo que mis hijos lo hagan en la casa porque si no, se van a hacerlo a otro lado” pensando que no importa que sus acciones estén mal, sino que lo hagan frente a nosotros para “tenerlos bajo control”.

Hoy en día la “guerra” entre padres y adolescentes está más generaliza debido al cambio tan abrupto que hicimos los que nacimos entre los 70´s y 80´s los cuales conscientemente promovimos la “libertad” o como dice nuestra constitución, “El libre desarrollo de la personalidad” e hizo que nuestros hijos y la sociedad en general perdiera de manera significativa el respeto a los principios, a los valores y sobre todo a la verdadera crianza que no es más allá que el buen ejemplo para formar.

Sin ser concluyente, el análisis que hacemos junto a los educadores durante los talleres en las instituciones educativas  basados en el día a día de nuestros chicos, vemos con preocupación que ya es tan “normal”, propender que la educación se haya vuelto parte de los modelos de aprendizaje de los colegios y que se esté responsabilizando a los educadores de una función que por naturaleza debería ser de los padres debido a su ausencia.

El comienzo de todo esto tiene el mismo origen y es la familia, primero debemos reconocernos como personas e identificar que muchas de las consecuencias de nuestros actos están o estarán ligadas a los actos de nuestros hijos. Y en esto quiero hacer mucho énfasis ya que lo primero que resalto es que a buena parte de los padres les cuesta reconocer que se equivocan al creerse “perfectos” y que sus hijos son felices como están y la realidad es que cuando me siento a hablar con los chicos me encuentro con muchos vacíos generados por falta de comunicación o por comunicación fraccionada.

Hoy te invito a reflexionar o comprender que no se trata de blanco o negro, es decir que no es ni la tiranía ni la permisividad, debemos pensar que entre el negro y el blanco están los grises y hay muchos tonos los cuales dependiendo de nuestra condición debemos aprender a interpretar cual de esos tonos es el más adecuado para cada situación.

Hablar de aconsejar, de conducir, de educar, de guiar, no es más que hacer que nuestro amor por nuestros hijos nos lleve a tomar las mejores decisiones siempre. No podemos garantizar que los estemos conduciendo donde queremos, sin embargo sí podemos hacer que desarrollen carácter para que sepan que es correcto sin pasar por encima de los demás.

Sin ser irrespetuoso, es muy poco inteligente pretender que un adolescente sea el único responsable de construir su vida presente y futura o que todo lo hagan o decidan sus padres por él, cuando la realidad y la sociedad nos demuestra que entre más solos están nuestros hijos o que todo se lo hagan sus padres hace que tengan más riesgos y menos capacidad de decisión. Los dos caminos conducen al mismo resultado, chicos vulnerables, débiles y manipulables.

Te invito a reflexionar sobre lo que estás haciendo por la formación de tus hijos , nosotros te ayudamos con tu proceso, estás a solo un clic de transformar sus vidas ¿te atreves?  Escríbenos

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

EnglishFrenchSpanish